El trabajo a distancia mejora el medio ambiente. Te contamos cómo

La pandemia del coronavirus ha traído cambios importantes tanto al mercado laboral como a la economía, la sociedad o la forma de divertirse. Una de las modificaciones más comentadas es el trabajo a distancia, el cual permite que una persona trabajadora pueda desempeñar sus actividades profesionales desde el lugar que desee. Un teletrabajo que, sin lugar a dudas, beneficia mucho al medio ambiente. Sigue leyendo y te contaremos por qué.

Trabajo en remoto. Así beneficia al medio ambiente

Desde mediados de marzo de 2020 y hasta bien entrado el verano de ese mismo año, los diversos estudios publicados por grandes organizaciones arrojaban cifras espectaculares de trabajadores realizando sus labores desde casa. De ser prácticamente residual pasó a crecer más de un 700%. Se pasó de un 5% de trabajadores que trabajaban en su casa hasta el 35%, es decir, un tercio de la fuerza laboral española disfrutando de las ventajas de esta modalidad de trabajo. Eso sí, esta cifra siguió siendo inferior a la media europea: nuestros vecinos alcanzaron cotas de hasta el 50 o el 60%, por lo que estuvimos (y estamos) en la cola.

Estas tremendas cifras trajeron consigo una mejora muy importante en la calidad del aire: los atascos desaparecieron en las entradas a las grandes ciudades, por lo que la polución también descendió bruscamente. No obstante, las mejoras son muchísimo mayores en otros ámbitos (más abajo te las detallamos todas).

Sin embargo, con la llegada de la vacunación, la presencialidad ha vuelto a ganar adeptos, tanto en la educación como en el ámbito laboral, y los niveles de contaminación han vuelto a subir de manera generalizada. De hecho, en el mes de octubre de 2021 las entradas a Madrid capital desde el área metropolitana ya estaban en niveles prepandémicos. Por lo tanto, la primera gran conclusión que sacamos es que la gran mejora del medio ambiente llegó cuando el trabajo en remoto alcanzaba sus cotas máximas.

La reducción del nivel de dióxido de nitrógeno fue proporcional

De hecho, según un informe sobre la calidad del aire publicado por Ecologistas en Acción, la caída de los niveles de NO2 fue proporcional al incremento del teletrabajo en España. Si uno de cada tres empleados se quedaba en su vivienda sin realizar desplazamientos, los niveles de dióxido de nitrógeno caían en las grandes ciudades en la misma proporción, con descensos cercanos al 35%. Incluso en los momentos sanitarios más críticos la caída fue cercana al 52%.

Como es lógico, el cierre de la industria también tuvo un gran protagonismo, lo que impulsó la mejora de estos niveles. Pero, como te comentamos anteriormente, la progresiva vuelta a la normalidad ha provocado que estas reducciones ya no se produzcan. Es, entonces, el indicador que demuestra que el trabajo a distancia puede ayudar a nuestro entorno más cercano.

Los niveles de ozono también fueron muy positivos

Siguiendo con la calidad del aire, los niveles de ozono también registraron cifras alentadoras. De hecho, se calcula que 2020 fue el primer año en el que se produjo una caída en la frecuencia de superación de los niveles legales establecidos por la Organización Mundial de la Salud, con reducciones de entre el 40 y el 60% en relación con el promedio de los años anteriores. Cabe destacar que las emisiones de ozono en nuestro país son provocadas, en un 40%, por el consumo de energía final, siendo un 80% el realizado por el transporte en carretera.

Las restricciones de movilidad impulsadas fueron las responsables de estos niveles. La intensidad media de vehículos en las carreteras españolas descendió un 22% los días laborales y casi el 60% los fines de semana o festivos, por lo que esto redunda no solo en la mejora de la calidad del aire, sino también en la reducción del ruido y la congestión. 

Cabe destacar, además, que esto también provocó la reducción de los accidentes in itinere, aquellos que se producen al ir o venir del trabajo, por lo que las ventajas se trasladan a la salud (no solo respiratoria) y a la carga asistencial del sistema.

Los hogares consumen menos energía, aunque con matices

El teletrabajo traslada a los empleados de la oficina a la vivienda, y aquí también podemos sacar conclusiones positivas. Diferentes publicaciones señalan que trabajar desde el hogar provoca una caída del consumo en la energía, ya que las grandes oficinas o centros de trabajo son “depredadores” de recursos energéticos.

De hecho, con la subida del precio de la luz, son los empleados los más sensibles a este aumento, por lo que se tiende a ahorrar más en casa, al ser una factura propia. En las corporaciones se derrocha más energía, sobre todo cuando se dispone de sistemas de calefacción o refrigeración centralizados, los cuales deben mantener el confort térmico en grandes espacios cerrados y con una deficiente ventilación o luz natural.

Por otro lado, la tecnología se ha vuelto indispensable. Así, el consumo de papel ha caído en muchas empresas de manera drástica, lo que también reduce el impacto del hombre en la naturaleza. Algo que conlleva, también, la reducción de las impresiones y de los residuos de tóner. Y, por supuesto, las reuniones virtuales también evitan desplazamientos hasta centros de trabajo y reunión.

El comer en la vivienda también ayuda

Muchos empleados, cuando están en la oficina, tienden a abusar del plástico. Almuerzos, comidas, cafés, envases, briks, latas… Los residuos de materiales de envases ligeros también descienden si se trabaja desde el hogar. ¿Quién no ha sacado varios cafés de la máquina cada día, con el consiguiente consumo de vasos y cucharillas? O esa lata para la merienda, el snack envuelto en plástico… En el hogar se tiende a reducir todos estos envases.

El trabajo a distancia, en definitiva, ha provocado una reducción del tráfico y, por ende, de las emisiones, pero también una caída del uso de papel al apostar por la tecnología. Asimismo, los espacios más pequeños requieren de un menor consumo de energía no renovable. Y tú, ¿has pasado por la experiencia de teletrabajar? Deja un comentario, ¡y cuéntanoslo!

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo