Las principales retenciones en el IRPF en 2021

Cuando un trabajador recibe cada mes una cierta cantidad de dinero en su cuenta corriente como consecuencia de su desempeño laboral, antes se han tenido que llevar a cabo una serie de procesos desde que el salario bruto, que es aquel que ha pactado con la empresa, se transforma en el salario neto, que es, finalmente, el que está a su disposición. Cada empleado tiene un coste laboral para la entidad en la que trabaja y es el resultado de sumar al salario bruto las cotizaciones a la Seguridad Social. 

A través de estos pagos a la Seguridad Social, cualquier empresa está cubriendo, en relación a sus trabajadores, determinados conceptos, como por ejemplo su potencial prestación por jubilación (aunque, también, otras como las derivadas de la incapacidad y muerte o de supervivencia), la maternidad o paternidad, los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, la protección a la familia, las prestaciones farmacéuticas, el desempleo o las aportaciones al Fondo de Garantía Salarial y la formación profesional.

Por parte del empleado, es importante conocer que a cada persona que trabaja y que recibe una nómina se le aplica una retención adelantada del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Además, también debe satisfacer una parte de los pagos a la Seguridad Social que, a largo plazo, servirá para determinar en un futuro la cuantía de su pensión cuando llegue el momento. Parte de esta aportación del trabajador se destina, al igual que en el caso de la empresa, a cubrir la potencial cobertura de algunas contingencias, aunque en mucha menor medida que lo que tienen que llevar a cabo las entidades.

En el momento de calcular las retenciones que aparecen en la nómina, se valoran diferentes factores, entre los que cabe destacar la duración del contrato y la cuantía del salario que percibe el trabajador, su situación familiar o si posee alguna clase de discapacidad.

Obligatorio para el trabajador

La empresa está obligada siempre a practicar retenciones del IRPF en las nóminas de sus trabajadores conforme a una serie de tramos legalmente establecidos que se verán más adelante (ingresando, por supuesto, los importes que se apliquen en Hacienda). En cualquier caso, está permitido que no se lleven a cabo retenciones sobre aquellos rendimientos del trabajo que tengan un importe que supere lo establecido en función de la situación del contribuyente y del número de hijos y otros descendientes.

Por ejemplo, aquellos contribuyentes solteros, viudos, divorciados o separados legalmente con un hijo no soportarán retención si sus rendimientos de trabajo no superan al año los 15.947 euros; si tienen dos o más hijos, esta cifra se eleva a los 17.100 euros. En relación a los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rentas superiores a 1.500 euros anuales, excluidas las exentas, si no tienen hijos, no se les aplicará retención en el caso de que sus rendimientos de trabajo no alcancen los 15.456 euros anuales; con un hijo, será de 16.481 euros; mientras que, a partir de los dos hijos, sube a los 17.634 euros. En el caso de otras situaciones, el contribuyente sin hijos no recibirá retención hasta los 14.000 euros anuales, si no tiene hijos; hasta los 14.516 euros, si cuenta con un hijo; y hasta los 15.093 euros, de dos hijos en adelante. 

Es importante señalar que un empleado nunca podrá elegir la retención que se le aplica en la nómina de acuerdo a sus situaciones personales y familiares particulares. 

El cálculo de las retenciones de IRPF en la nómina

Tal y como afirma la Agencia Tributaria, las retenciones son cantidades que se detraen al contribuyente por el pagador de determinadas rentas, para ingresarlas en la Administración como anticipo de la cuota del impuesto que el contribuyente ha de pagar. En relación a los ingresos a cuenta, se trata de aquellos ingresos que realiza el pagador de unas determinadas rentas, como anticipo de la cuota impositiva que se abonará más adelante a dicha administración tributaria. 

En el caso de que el contribuyente soporte durante el año retenciones del IRPF en la nómina menores de lo que deberá pagar en la declaración de la Renta, esta le saldrá a pagar, mientras que, por el contrario, si ha adelantado retenciones más altas de lo que le correspondía, le saldrá a devolver.

Tras la última reforma realizada, los tramos del IRPF, que es un impuesto progresivo (es decir, crece a medida que aumentan los ingresos), que se aplican en España son los siguientes:

  • Hasta 12.450 euros al año, se aplica un tipo de retención del 19% (9,5% estatal y 9,5% autonómico).
  • De 12.450 euros a 20.200 euros, el tipo es del 24% (12% estatal y 12% autonómico).
  • De 20.200 euros a 35.200 euros, soporta un tipo del 30% (15% estatal y 15% autonómico).
  • De 35.200 euros a 60.000 euros, tiene un tipo del 37% (18,5% estatal y 18,5% autonómico).
  • De 60.000 euros a 300.000 euros, cuenta con un tipo del 45% (22,5% estatal y 22,5% autonómico).
  • A partir de 300.000 euros anuales, el tipo es del 47% (24,5% estatal y 22,5% autonómico).

La Agencia Tributaria dispone, en su página web, de una herramienta gratuita y automática para el cálculo de las retenciones que se le aplican a cada trabajador, simplemente completando una serie de campos, como sus datos personales, sus antecedentes y descendentes, o su situación económica.

¿Tienes alguna duda?
L
Luis Pérez Gimenez

Mi mujer cumple 66 años el 12 de Agosto y tiene 17 años cotizados que pensión le corresponderia

Vidacaixa

Hola Luis,tu mujer se puede jubilar a los 66 años, para calcular su pensión utiliza el simulador de la Seguridad Social, lo puedes encontrar en este link.

F
Francisco Javier

Me interesa.

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo