¿Cuál es mi perfil de riesgo?

Cuando planificamos el ahorro de cara a la jubilación uno de los puntos que debemos tener en cuenta es cuál el perfil de riesgo que queremos adoptar. En función del grado de riesgosidad que se escoja la manera en la que se ahorra variará. Laura Rodríguez, formadora de Canales de VidaCaixa señala al respecto que “a menudo nos preguntamos cuál es nuestro perfil de riesgo cuando deberíamos preguntarnos cuál es la expectativa de ahorro que tenemos y cuánto queremos ahorrar”.

Es decir, hay que tener en cuenta cuáles son nuestros objetivos vitales para planificar nuestro ahorro. Como ya explicamos en el blog de VidaCaixa en el post “siete buenos consejos para ahorrar de cara a la jubilación”, el ejercicio que se debe realizar es tratar de conocer cuánto dinero uno considera que va a necesitar una vez finalice su etapa laboral. En función del nivel de vida que se proyecte el esfuerzo de ahorro será mayor o menor.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

En este punto entran en juego cuestiones a tener en cuenta como la edad de jubilación, la jubilación a los 67 años, la jubilación anticipada, el cálculo de la pensión o cuál es la pensión máxima en España, todos ellos factores que pueden influir en la decisión a tomar en relación al riesgo que queremos adoptar de cara a nuestro ahorro para el futuro.

“El ahorro si no duele no es ahorro”, señala Rodríguez al respecto. “Si queremos ahorrar poco deberemos invertir más riesgosamente, es decir, en renta variable. Si por el contrario queremos ahorrar mucho, somos hormiguitas, podremos ser mucho más conservadores o ponderados en el riesgo. Éste es nuestro perfil de riesgo”, concluye la formadora de canales de VidaCaixa.

En este sentido, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), “el perfil de riesgo indica la capacidad del inversor de asumir pérdidas”. La CNMV señala que “existe una estrecha relación entre rentabilidad y riesgo. Para tener la posibilidad de obtener una mayor rentabilidad es necesario asumir un mayor riesgo”.

Está claro entonces que otro de los aspectos que debemos tener en cuenta cuando queramos decidir cuál es nuestro perfil de riesgo para el ahorro a futuro pasa por conocer aspectos como cuál será nuestra pensión pública o conocer qué herramientas tengo a mi disposición para ahorrar para la jubilación, entre otros puntos.

En relación al cálculo de la pensión pública, además existe una calculadora que puso en marcha en noviembre de 2015 el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Con esta herramienta, paso previo al envío de una carta a los mayores de 50 años sobre la pensión que les va a quedar y que es un compromiso del actual Gobierno español, se puede conocer cuál será la pensión pública estimada cuándo uno se jubile.

Por otro lado, una información que también puede ser útil en relación al perfil de riesgo que queramos adoptar son las herramientas que tenemos a nuestra disposición para ahorrar para la jubilación. El plan de pensiones, el plan individual de ahorro sistemático (PIAS) y el seguro de ahorro individual a largo plazo (SIALP) son los productos más conocidos de ahorro privado para la jubilación. En la entrada del blog de VidaCaixa titulada ‘tres herramientas clave para invertir tu ahorro de cara a la jubilación’ puedes encontrar información acerca de estos productos para saber cómo son, qué nos aportan y en qué se diferencia una herramienta de la otra.

Además, hay que tener en cuenta que tanto el plan de pensiones, como el PIAS como el SIALP proporcionan interesantes ventajas fiscales a quien los utiliza. En el post de VidaCaixa cuáles son las ventajas fiscales de planes de pensiones, PIAS y SIALP podrás encontrar toda la información al respecto.

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo