Los 8 errores que todo el mundo comete con el dinero pero que nunca nadie admite

El dinero suele ser un tema que, por lo general, no acostumbra a tratarse en detalle en las conversaciones que mantenemos en el día a día. No es una regla escrita e inquebrantable, pero es cierto que solemos restringir a nuestro ámbito más íntimo aquellas charlas que giran en torno a lo que ganamos o dejamos de ganar, lo que debemos o dejamos de deber o lo que ahorramos o dejamos de ahorrar.

Ahora bien, quizás este silencio, muchas veces prudente, no permite que aprendamos de los errores de los demás, algo que evitaría que cometiéramos las mismas equivocaciones. Hay que hablar de dinero, dentro de los límites que uno se fije, y compartir experiencias que enriquezcan la cultura financiera de aquellos con los que tratamos.

Errores comunes con el dinero

Aquí va una lista de ocho puntos en la que se detallan los errores que la inmensa mayoría de personas comete pero que nunca nadie admite.

Son los siguientes:

  1. NO HABLAR DE DINERO

El dinero no lo es todo en la vida, pero por su relevancia en nuestro día a día conviene tenerlo presente y consultar y pedir opiniones siempre que se pueda. En cuestión de finanzas uno no tiene que saberlo todo, y para ello hay expertos a los que podemos consultar si queremos resolver dudas o nos estamos planteando qué hacer con nuestro dinero. En Estados Unidos, por ejemplo, un 43% de las parejas desconoce qué cobra su media naranja, lo que imposibilita entendimientos familiares en relación a las finanzas.

  1. GASTAR EXCESIVAMENTE EN LA CASA

La norma no escrita, pero que muchos asesores manejan, acerca de los gastos que se deben dedicar a la propia casa señala que este dinero no debe superar, si queremos una mayor tranquilidad, el 25% de nuestros ingresos totales. Es decir, si uno cobra 1.500 euros al mes, lo suyo es no gastar más de 375 euros en la casa. ¿Es eso posible? En muchos casos no. Aquí es donde el interesado debe sentarse, hacer cálculos, valorar opciones y decidir cuál es la alternativa que más le conviene para que la mayoría del dinero no se vaya únicamente para pagar los gastos del domicilio en el que reside.

  1. PENSAR QUE LA PENSIÓN PÚBLICA SOLUCIONARÁ LA JUBILACIÓN

El sistema público de pensiones en España atraviesa serias dificultades. Además de los reiterados hachazos a la hucha de las pensiones por parte del Gobierno, factores como la demografía juegan a la contra de un sistema en el que las personas en edad de trabajar pagan las pensiones de los jubilados, que cada vez son más y viven más años debido al aumento de la esperanza de vida. Es importante aquí pensar en herramientas de ahorro privado como los planes de pensiones, los PIAS o los SIALP, todas ellas con importantes ventajas fiscales. Para tener una perspectiva más amplia sobre esta cuestión, recientemente se ha puesto en marcha un simulador de jubilación con el que, introduciendo una serie de variables, se logra estimar los recursos que se van a necesitar una vez llegue el retiro de la etapa profesional.

  1. OLVIDAR A LOS HIJOS

Es un error muy común de los padres no hablar de dinero con sus hijos, cuando lo mejor sería hacerles partícipes de las decisiones financieras y que ellos mismos lograsen con el tiempo tomar las suyas. Los más pequeños deben aprender a manejarse con el dinero en la sociedad actual. No conversar sobre estas cuestiones les hace un flaco favor e incrementa las probabilidades de que cometan los mismos errores que sus padres.

  1. DEJAR DE HACER UN PRESUPUESTO

Si en algo coinciden la mayoría de asesores financieros es en el hecho de que es necesario plantear cualquier decisión financiera con un presupuesto sobre la mesa. Es importante saber dónde uno se encuentra financieramente para determinar hasta dónde puede llegar. ¿Sabes qué vas gastar en electricidad, gas o vacaciones este año? La inmensa mayoría de personas no trabaja con un presupuesto, una herramienta idónea para tomar decisiones acertadas.

  1. TENER A MANO DINERO DE EMERGENCIA

En Estados Unidos hay un dato revelador que ayuda a comprender la importancia de disponer de dinero para imprevistos: el 43% de estadounidenses no puede cubrir un gasto extra no previsto de más de 400 dólares sin tener que vender algo. Así lo indica un informe de la Reserva Federal estadounidense. Para no caer en situaciones incómodas lo conveniente es disponer de unos ahorros “intocables” que solo puedan ser utilizados en caso de urgencia y necesidad.

Lee también: Tres formas de ahorrar: casa, alimentación y futuro

  1. TODO NUEVO Y FLAMANTE

Ingvar Kamprad, el dueño de Ikea, tiene 64.000 millones de euros en su cuenta corriente. Podría comprarse un coche nuevo al día si quisiera. Sin embargo, es consciente, también por razones medioambientales, que es innecesario comprar todos los productos nuevos. Un turismo, por ejemplo, pierde su valor al instante de salir del concesionario. Y esto sucede con otros muchos productos. Es recomendable mirar con detenimiento en qué bienes podemos ahorrarnos un dinero, obteniendo la misma calidad, sin que acaben de salir de la fábrica.

  1. NO APROVECHAR LOS DESCUENTOS

Muchas empresas tratan de fidelizar a sus clientes con tarjetas por las que se obtienen unos puntos que a la larga se convierten en un descuento o similar. Sucede, por ejemplo, en las aerolíneas, en las que cuantos más kilómetros se recorren, más se acumulan gratuitamente para utilizarlos más adelante, o en los supermercados, donde el establecimiento premia la fidelidad descontando unos euros en función de las compras pasadas realizadas. Sabiendo que las compañías quieren hacer esto: ¿no sería poco inteligente no aprovechar esta circunstancia para ahorrar o dejar de gastar algo de dinero?

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo