Las crisis de edad se superan. Lo mejor está por llegar

¿Cuántas veces has oído hablar de las crisis de edad? Los 30, 40, 50… el cambio de década, o como se dice trivialmente, el cambio de número, impacta. Pero el ser humano no es el único: Los chimpancés y orangutanes también la sufren. Así lo reveló un estudio publicado en la revista PNAS que demostró cómo disminuyen las sensaciones de bienestar de los primates cuando llegan a la edad madura.

Y esto, ¿a qué se debe? Hay una explicación psicológica a las crisis de los 30, 40, 50, etc. Cuando cambiamos de década, tendemos a repasar lo vivido, a ver si hemos cumplido nuestras expectativas y hacer balance de las cosas a las que hemos renunciado. En resumen, echamos la vista atrás para ver si hemos cumplido lo que teníamos planeado para esos años.

Ante todo, no se debe tratar como una patología, sino de una fase de transición personal que se supera. A continuación, te señalamos algunos estudios que demuestran:

  • Crisis de los 30: un estudio elaborado por Oliver Robinson de la Universidad de Greenwich (Londres) demostró como alrededor de los 30 años los adultos sienten fuertes deseos de cambiar. Según Robinson, esta etapa es positiva para el 80 % de las personas, pues, cuando llegan a la madurez y miran hacia atrás, se sienten satisfechos con las decisiones que tomaron entre los 30 y los 35 años de edad. Alba Cuesta, terapeuta Gestalt, explica que es una etapa dura pero enriquecedora «con paciencia y sin una excesiva exigencia uno debe preguntarse en quién se quiere convertir», aconseja.
  • Crisis de los 40: estudios realizados en más de 50 países han demostrado que el descenso de la felicidad a partir de los 40 tiene raíces biológicas. En concreto, los expertos analizaron cómo evoluciona la felicidad a lo largo de la vida demostrando que la curva de bienestar es más alta en la juventud, cae a mínimos en los 40 y a los 50 años vuelve a subir. La opinión de la terapeuta es que en esta etapa es necesario mirarse a uno mismo con amabilidad para aceptar los propios errores y darle valor a las cualidades que uno posee.
  • Crisis de los 50 y más allá: una encuesta de la Organización Gallup concluyó que la etapa más feliz de la vida suele llegar pasados los 50 años. Es en este momento en el que comenzamos a ver la vida de otra manera, controlamos más la ira y llevamos mejor las preocupaciones.  Alba Cuesta subraya que la crisis a los 50 depende mucho de como uno haya transitado la de los 40 «cuanto más flexible se sea ante los cambios que plantea, más armoniosamente se entrará en los 60», aclara.   

¿Cómo afrontar las crisis?  Los expertos no tienen duda

La clave es encajar las crisis en positivo y verlas como oportunidades de crecimiento. Saber llevar el paso del tiempo con dignidad y proyección pasa por enorgullecerse de la vida que uno se ha forjado al mirar atrás, y para acabar de aliñarlo, seguir disfrutando priorizando todo aquello que proporciona bienestar personal.

Seguro que tienes algún conocido, familiar, amigo o incluso tú mismo/a que en estos momentos está en una situación similar. Alégrale o alégrate el día compartiendo este contenido: ¡Lo mejor está por llegar! Los estudios así lo demuestran…

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo