La brecha digital se difumina: abuelos y nietos empiezan a hablar el mismo idioma

«Abuela, vamos a hacernos un selfie con cara de perrito», le dice el nieta a su abuela. Esta la mira sin saber muy bien qué dice, su nieta coge el móvil y lo pone delante de sus caras.

Esta es una de las muchas anécdotas que los abuelos viven cada día pero los últimos datos indican que la “brecha digital” empieza a desaparecer. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha publicado “Un perfil de las personas mayores en España 2019. Indicadores estadísticos básicos”. En el estudio se incluye el siguiente gráfico en el que se observa claramente que los mayores de 45 años ya están en gran parte en Internet,  un cambio de hábitos determinante para hacer desaparecer el gap entre generaciones, o lo que es lo mismo: que abuelos y nietos hablen el mismo idioma.

Porcentaje de personas que han utilizado Internet en los últimos tres meses, por grupos de edad, España, 2007-2018

El papel de las redes sociales 

Los mayores hace tiempo que hicieron ‘clic’ con la tecnología, acortando esa brecha digital que les separa con las generaciones más jóvenes. Pero, ¿qué es lo que está llevando a los mayores a descubrir el mundo digital? Los expertos indican que gran parte del mérito se lo llevan las redes sociales. “Los más jóvenes prácticamente han nacido con ellas y no entienden la vida sin poder tuitear o compartir fotos desde su smartphone a través de Instagram”, explica Manuel Moreno, creador del portal TreceBits y experto en social media. “Los mayores ven cómo sus hijos y sus nietos forman parte de este nuevo universo 2.0 o cómo sus programas de televisión favoritos se llenan de hashtags y quieren estar al tanto de esta realidad”, detalla.

Aunque el margen de crecimiento del uso de Internet en la juventud es cada vez es más reducido, las medios sociales tienen mucho por crecer en las franjas de edades más adultas. El colectivo de mayores hace un uso cada vez más intensivo de la red y de sus aplicaciones.

¿Qué dicen los datos?

El Estudio de Redes Sociales 2019 de IAB Spain concluye que las redes sociales más utilizadas por los usuarios españoles son WhatsApp, Facebook, YouTube e Instagram. Respecto al año pasado, Facebook pierde la primera posición frente a WhatsApp. Andrea Rosales, investigadora del Internet Interdisciplinary Institute (IN3) de la UOC, afirma “WhatsApp es la aplicación que más utilizan los adultos mayores de 65 años”.

Rosales señala los motivos, “el hecho de que su entorno tenga WhatsApp los empuja a descargarse la aplicación para sentirse conectados emocionalmente con la familia y los amigos en cualquier momento. Esto no significa que durante el día estén pendientes permanentemente del dispositivo y de la aplicación en concreto, sino que van haciendo consultas breves de forma repetida a lo largo del tiempo”.

Según Pepe Tomé, Socio Director de la agencia de estrategia, acción y medición digital Zinkdo , “los más mayores tienden a hacer un uso más selectivo y racional de las redes, normalmente por un cambio natural en las prioridades vitales”, explica. Es por ello que no tienden a “explorar las novedades que les ofrece el mercado” del mismo modo que lo hacen los jóvenes, expertos en el gran abanico de redes sociales disponibles. “Podemos afirmar, generalizando un poco, que su uso es mucho más selectivo y las suelen utilizar para permanecer en contacto con personas concretas de su entorno más cercano”, concluye.

Ventajas del mundo digital

Sea o no selectivo el uso que las personas más adultas hacen de las redes sociales, parece claro que entrar en el mundo 2.0 conlleva muchas ventajas para estos nuevos usuarios. “El mayor beneficio es el de permanecer en contacto con los amigos, compañeros y familiares en el momento que deseen y dedicándole el tiempo que ellos quieran, realizando acciones que todos venimos haciendo a lo largo de nuestra vida, como es decir lo que pensamos, comentar noticias, charlar, escuchar lo que hacen y piensan otros, saber dónde están y conocer lo que están haciendo”, explica Tomé.

En este sentido, Moreno se fija en los más seniores y añade que “las redes sociales pueden servir para reducir la sensación de soledad, para permitir una comunicación más fluida con personas que se encuentran lejos o para conocer otras personas en su misma situación”.

Ante todo, la gente mayor que no se atreva a involucrarse en los medios sociales tiene que quitarse presión de encima. Así lo cree Tomé, que no aconseja “meter prisa a nadie por entrar en las redes sociales”. Asegura que una persona puede mantener una vida normal sin estar en ellas pero a la vez aclara que “en el momento que el entorno de una persona comienza a compartir y charlar en espacios sociales, convertirse en una parte activa de estos espacios sociales le permitirá estar al tanto y tener una voz dentro de su grupo también en entornos digitales”.

La recomendación de Moreno pasa por la formación. “Que aprendan a utilizar los canales para poder sacar el máximo rendimiento de ellos y que no les tengan miedo, sólo respeto”, dice. “Bien utilizadas, las redes sociales pueden ser herramientas excepcionales”.

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo