¿Qué es la jubilación demorada?

El envejecimiento de la sociedad, la frágil sostenibilidad del sistema de pensiones o el encarecimiento de la factura del Estado de Bienestar son algunas de las razones por las que cada vez más los Gobiernos ponen en marcha medidas para incentivar la prolongación de la vida laboral de los trabajadores. El objetivo es que se mantengan estables los ingresos de la Seguridad Social para conseguir, entre otras metas, reducir el gasto en pensiones.

En España, por ejemplo, en el Real Decreto-Ley 5/2013, de 15 de marzo, se fijó un aumento de la base reguladora de la pensión de hasta un 4 % para los profesionales que deseen mantener su actividad al cumplir la edad de jubilación. Desde el punto de vista técnico, a estas altas en el sistema de pensiones que se producen más allá de la edad ordinaria de jubilación se les denomina jubilación demorada. Además, mediante este mismo texto se introdujo, pensando especialmente en el colectivo de los autónomos, una nueva modalidad, la jubilación activa, cuyas principales características se verán más adelante.

Cabe reseñar que en nuestro país la jubilación no es obligatoria salvo para algunos colectivos determinados, como los funcionarios. Es decir, que tanto autónomos como empleados por cuenta ajena pueden seguir trabajando más allá de la edad que estipula la ley para jubilarse.

Requisitos para acceder a la jubilación demorada

Para poder optar a la jubilación demorada hay que cumplir en España con estos requisitos:

  • Haber cotizado al menos 15 años en la Seguridad Social.
  • Haber cumplido con la edad mínima de jubilación obligatoria que, en la actualidad, está fijada en 65 años y 10 meses (en 2019 era de 65 años y 8 meses).
  • Desde los 70 años ya no es posible acumular más años de cotización a la Seguridad Social.
  • En caso de tener ya derecho a la pensión máxima, será imposible aumentarla con complementos por jubilación demorada.
  • Este tipo de jubilación es incompatible con otras modalidades como la activa, la flexible o jubilarse anticipadamente.
Señor mayor siendo ayudado por un empleado más joven en la oficina

Quiénes pueden escoger la jubilación retardada

La legislación actual prevé que existen dos tipos de trabajadores que pueden optar por ella:

  • Los que quieren incrementar su pensión de jubilación, ya que con ese 4 % crecerá la prestación que recibirá durante el resto de vida, con algunas salvedades (si el trabajador ya tiene derecho al 100 % de su base reguladora este incremento de la jubilación retardada no se aplica. Pero para el resto de trabajadores este porcentaje aumenta un 2 % si se han cotizado hasta 25 años; un 2,75 %, entre 26 y 37 años cotizados; y un 4 % para quienes han aportado a la Seguridad Social durante más de 37 años).
  • Los que, aunque no pueden mejorar su pensión porque ya tienen derecho al máximo, tienen profesiones con una elevada remuneración (en torno a los 40.000 euros brutos anuales en adelante), como técnicos o mandos intermedios, y que pasar a estar jubilados les supone una relevante pérdida de poder adquisitivo.

Hay dos colectivos en España que son especialmente tendentes a la jubilación demorada: las mujeres, que por distintas razones suelen haber tenido menores cotizaciones que los hombres, especialmente las de edad más avanzada (cuidado de los hijos, excedencias por cuidado de enfermos, etc); y los autónomos, que es habitual que tengan pensiones más bajas que los trabajadores por cuenta ajena.

Los beneficios de la jubilación activa

Muchos de los profesionales autónomos tendrán pensiones de jubilación sensiblemente más bajas que las de otros colectivos profesionales por cuenta ajena. Sin embargo, desde 2013 existe la posibilidad de seguir trabajando y cobrar la pensión, siempre que se cumplan con una serie de requisitos:

  • Cumplir con la edad establecida para la jubilación (65 años y 10 meses).
  • Contar con el 100 % de los años de cotización exigibles para cobrar la pensión (en la actualidad, 36 años y 9 meses de cotización).
  • Si se quiere optar al cobro del 100 % de la pensión de jubilación se debe tener contratado al menos un empleado a su cargo (aunque no resulta obligatorio). En el caso de no hacerlo, tan sólo se podrá optar al 50 % de la pensión.

En el caso particular de los autónomos existen otras posibilidades de compatibilizar jubilación y pensión, como la flexible (manteniéndose en el mercado como asalariado), la anticipada (se puede solicitar la jubilación dos años antes de lo legalmente establecido si se han cumplido los 35 años de cotización) o, incluso, recurrir a una jubilación no contributiva si tienen algún tipo de invalidez o de situación económica precaria (esto ocurre también con determinados colectivos de personas).

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo