¿Renta a devolver? Invierte el dinero en tu futuro

Durante la última campaña, el 70% de las declaraciones de la renta han salido a devolver. La Agencia Tributaria ha repartido 11.950 millones de euros. ¿Estás entre los más de 14 millones de contribuyentes afortunados? Eso está bien. Ahora piensa en la posibilidad de que esa cantidad que has cobrado crezca y te sirva para tener una jubilación cómoda.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

¿Qué podemos hacer con el dinero?

El instinto nos puede llevar a gastarlo. No es mala idea darse un capricho de vez en cuando. Pero piensa que si no hay una necesidad imperiosa en el momento del cobro, tal vez sea buena idea invertir en tu futuro.

Una opción son los planes de pensiones. La devolución de la Agencia Tributaria nos puede servir de excusa para abrirnos uno y pensar en planificar un ahorro periódico, es decir, en hacer contribuciones por ejemplo mes a mes.

Hay varias ventajas en el hábito y, además, inauguremos un círculo virtuoso. Piensa que las contribuciones a los planes de pensiones tienen ventajas fiscales, lo que nos puede ayudar a que, en la campaña siguiente, la renta nos salga de nuevo a devolver.

Lee también: Ventajas fiscales de los planes de pensiones

Otra de las ventajas está en la posibilidad de crecimiento de los ahorros. Una inversión a largo plazo puede dar frutos interesantes. En resumen, merece la pena destinar los fondos obtenidos por esta vía, o parte de ellos, a productos de ahorro a largo plazo ya que la cantidad se puede multiplicar.

La rentabilidad depende del riesgo que asumamos. Las inversiones en renta variable suelen tener mayor riesgo y mayores posibilidades de rentabilidades altas. La renta fija proporciona unos réditos menores a cambio de un riesgo menor.

Decidirse por una, por la otra o por un poco de cada, depende de nuestras necesidades y también de nuestra edad. Cuanto más nos acerquemos a la jubilación, más conviene aminorar el nivel de riesgo.

Otros ingresos extras

No hay cantidad pequeña. Ya conocemos dos ventajas cruciales para entrar en un plan de pensiones: deducciones fiscales y posibilidades de crecimiento de lo ahorrado.

Lee también: Preahorro: ¿qué es y cómo puedes preahorrar?

Vale la pena entonces. Así que el siguiente capítulo puede consistir en pensar qué otros ingresos extraordinarios podemos destinar a este fin. Aquí te ofrecemos algunas ideas:

  • Las ventas de segunda mano. ¿Hay algo que no uses? Ya sabes que hay diferentes aplicaciones que te permiten encontrar personas que pueden estar interesadas en ello. Puedes guardar esos ingresos y destinarlos a tu plan de pensiones.
  • ¿Algún trabajo extra? Hay perfiles profesionales que reciben peticiones de trabajo al margen de su actividad habitual. Ese rédito también puede valer para ahorrar.
  • ¿Aumento de sueldo? Ideal. Piensa en guardar una parte para que en la jubilación estés más tranquilo.
  • Internet proporciona algunas oportunidades de ingresos extras: monetizando los contenidos de un blog, recibiendo ingresos publicitarios gracias a los contenidos que subimos a YouTube, o ¿quién sabe?, siendo influencer en Instagram.

Son solo algunas ideas. Seguro que las conoces y que podrías añadir alguna, pero quizá no sabías que esas pequeñas cantidades esporádicas pueden crecer en un producto de ahorro como son los planes de pensiones.

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo