Impacto de las reformas del sistema de pensiones

¿Sabías que desde hace seis años hasta 34 países desarrollados han reformado sus sistemas de pensiones? En España, desde los años 70, las pensiones se han ido reduciendo de manera sistemática.

¿Qué factores tensionan el sistema público de pensiones? El envejecimiento de la población, el aumento de la tasa de dependencia y la cuantía de las pensiones respecto a la productividad hacen inviable nuestro sistema público actual. Tanto es así que desde hace cuatro años, desde 2010, las cotizaciones de los ocupados son insuficientes para financiar las pensiones contributivas.

Las pensiones se han modificado con distintas medidas a lo largo de los años: alargar el número de años necesarios para cobrar el 100% de la pensión, aumentar la cuantía máxima y la mínima o aumentar la edad de jubilación. Una cuantificación aproximada de estas reformas en las pensiones se traduce en unos recortes del 10% de media. A esto hay que añadir que, en los últimos años, los topes mínimos y máximos de cotización se ha incrementado por debajo del IPC lo que supone una reducción encubierta de la pensión de jubilación.

Desde 1970 se han producido reformas importantes, que sin embargo, no han afrontado la reforma necesaria a nivel estructural.

  • En 1985 se realizó a la primera gran reforma que aumentó el Período Mínimo de Cotización (PMC) de 10 a 15 años y el número de años utilizados para el cómputo de la base reguladora desde dos años hasta los ocho previos a la jubilación. Con esta reforma, la reducción de la prestación oscila entre un 5% y un 10%.
  • Entre 1980 y 1995 el gasto en pensiones contributivas pasó del 5,6% del PIB al 8,4% y la relación entre afiliados a la Seguridad Social y pensionistas disminuyó del 2,7% al 2,1%. Esta situación llevó a que el Pleno del Congreso aprobara, el 15 de febrero de 1994, una proposición para crear una Ponencia en la Comisión de Presupuestos. Su finalidad era la elaboración de un informe sobre los problemas y las posibles reformas del sistema de las Seguridad Social. Fue lo que se conoció como el Pacto de Toledo. De las modificaciones que introdujo en el sistema dicho Pacto, destaca el aumento de 8 a 15 del número de años para el cálculo de la base reguladora de la pensión, la revalorización de las pensiones según la evolución prevista para el IPC y la eliminación gradual de los topes de cotización por debajo del máximo establecido. Con el Pacto de Toledo, la reforma de las pensiones supuso una reducción de entre un 7,5% y un 10% de las prestaciones a recibir por los jubilados.
  • En el año 2011 se aprobó una nueva reforma que entró en vigor el 1 de enero de 2013, y que su repercusión real sobre el cálculo de la pensión de jubilación no se verá totalmente hasta el momento en el que se aplique de forma íntegra (Enero 2027). Esta reforma retrasa la edad de jubilación en 2 años (hasta los 67) y reduce aproximadamente un 9% la pensión de jubilación. A mayor base de cotización, mayor es el porcentaje de reducción de la prestación a recibir en relación con la normativa anterior. Además, las personas que no dispongan de 38 años y seis meses cotizados, no percibirán el 100% de la jubilación y las que no acrediten un período de cotización de al menos 25 años no tendrán derecho a percibir la pensión contributiva (hasta esta reforma, el requisito mínimo eran 15 años). 

Estas reformas dirigidas a garantizar una pensión a todos los trabajadores, inciden directamente en la cuantía de la jubilación a recibir, disminuyendo ésta a lo largo de los años. Para asegurarse un futuro tranquilo es necesario preparar esta nueva etapa con suficiente antelación mediante un asesoramiento previo, que se ajuste a nuestras necesidades, que ayude a planificar nuestro ahorro para disfrutar de la jubilación.

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo