Ilusiones mentales: ¿realidad o ficción?

Suele decirse que “de ilusiones también se vive”, pero nunca como hasta ahora. La realidad vuelve a superar a la ficción, aunque cada vez más esa sutil línea de separación entre ambos mundos parece desdibujarse y ser más y más indefinida.

Sin ser casi conscientes de ello, hemos empezado a incorporar ilusiones y elementos irreales –o mejor dicho, elementos que no pertenecen a nuestra realidad conocida– en nuestra vida diaria, a través de la denominada “realidad aumentada” y de la conocida “realidad virtual”.

Cuando pensamos en realidad aumentada nos imaginamos jugando a Pokémon GO; los Pokémon aparecen superpuestos sobre nuestra realidad cotidiana, en las calles o en nuestro propio comedor. Cuando hablamos de realidad virtual nos visualizamos con las gafas de Oculus Rift (gafas de realidad virtual) jugando a un videojuego espectacular e inmersivo que nos arrastra a otra realidad. Pero ¿de verdad que no pensamos en nada más? ¿No podemos pensar en aplicar esta tecnología para algo realmente importante?

Ejemplo de realidad aumentada en una tienda de ropa

Diferencias entre realidad aumentada y realidad virtual

Empecemos por explicar en qué se diferencian estas dos tecnologías:

  • La realidad aumentada consiste en añadir elementos virtuales (imaginarios) en un entorno real; es la tecnología en la que se basa Pokémon GO.
  • La realidad virtual es una realidad ficticia donde se nos muestran escenarios irreales en los que nos sumergimos con la ayuda de la tecnología, gafas, cascos, etc.

Últimamente se están realizando avances realmente espectaculares en las múltiples ramas en que podemos aplicar esta tecnología. Cabe destacar, especialmente, los grandes avances en el campo de la medicina y el estudio de las enfermedades mentales.

La realidad virtual está permitiendo realizar estudios con algunos avances importantes en pacientes con paranoia y síndrome de Asperger. Los estudios realizados en los pacientes con paranoia consisten en introducir al paciente en una habitación virtual con distintos avatares (personas virtuales) y realizar una interacción controlada con ellos. De esta forma, los pacientes van perdiendo el miedo a interactuar con otras personas.

La realidad aumentada es, en cambio, la tecnología escogida para el estudio de pacientes con síndrome de Asperger. Los tratamientos consisten en introducir personajes virtuales en el entorno real del paciente. Esto permite a estos pacientes comunicarse con otras personas e incluso hablar en público en un entorno controlado, ya que se trata de personas virtuales.

Pero el caso que realmente nos ha cautivado es el uso de estas dos tecnologías para ayudar a pacientes con tetraplejia a caminar de nuevo. La terapia consiste en utilizar la realidad virtual para recrear un entorno en el que el paciente visualiza imágenes en las que puede mover las piernas, con lo que consigue engañar al cerebro enviando señales de respuesta a una orden que nunca ha dado. Los impulsos y las señales acaban llegando a las neuronas espejo, que interpretan esos impulsos nerviosos imitando el movimiento, por lo que el cerebro vuelve a enviar impulsos nerviosos a las piernas, ayudando así a los pacientes a que puedan volver a andar.

The Butterfly Happiness

Eso es lo que tratan de conseguir la realidad virtual y la realidad aumentada en el campo médico y, también, en el psicológico. No solo es posible utilizar dicha tecnología para ayudar en la rehabilitación de lesiones, lo cual, hasta hace muy poco, no podíamos ni tan siquiera plantearnos, sino que además permite mejorar la calidad de vida de las personas que sufren algún tipo de fobia.

¿Tienes vértigo? ¿No soportas los espacios cerrados? O, quizá, ¿planeas tus vacaciones eludiendo paraísos naturales en los que puedas tropezar casualmente con algún animal no grato para tu mente?

Este escenario puede ser diferente gracias a unas sencillas gafas y a un software adaptado para enfrentarte a tus mayores miedos y superarlos, de modo que dejen de ser un impedimento en tu día a día.

Parece que realidad y ficción han localizado su punto de encuentro y ya son capaces de interaccionar entre sí para cambiar el mundo real, y el virtual, dependiendo de nuestras necesidades… ¿Qué más nos permitirá hacer o crear esta tecnología en los próximos… meses…?

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo