“He dejado de fumar y he recuperado gusto y olfato”

Este domingo se celebra el Día Mundial sin Tabaco y aún hoy su consumo es la primera causa evitable de enfermedad y muerte prematura en nuestro país. Está demostrado que el tabaquismo pasivo también perjudica la salud. Más allá de afectar gravemente nuestra calidad de vida alimentando el envejecimiento prematuro, es la causa directa de 29 enfermedades distintas (entre ellas 10 tipos de cáncer) y responsable del 95% de los casos de cáncer de pulmón, el 90% de las bronquitis y el 30 % de las cardiopatías coronarias. Por suerte, nuestra sociedad es cada vez más consciente de estos datos, facilitados por SegurCaixa Adeslas.

Iris tiene 26 años y es una de las muchas personas que han conseguido dejar el tabaco. “El principal cambio fue volver a sentir los olores”, nos cuenta. “Además, me di cuenta de lo desagradable que es el olor que desprenden los fumadores, cuando eres uno de ellos apenas te percatas”, asegura. No fue fácil dejarlo, como tanta gente, Iris empezó una batalla contra ella misma el día que decidió abandonar el tabaco. Hoy, después de dos años, reconoce que la tentación sigue ahí pero que es consciente de todo lo que gana alejada del humo. “Cada día tengo que volver a decidir que no fumo”, reconoce.

El doctor Esteve Fernández, Jefe de la Unidad de Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología, alerta precisamente que el peligro de recaída no termina pasados unos meses, sino que el exfumador siempre tendrá riesgo de volver a serlo. “La nicotina deja unos receptores a nivel cerebral que pueden volver a activarse con un solo cigarro”, explica.

Sabemos que un cigarro está formado por 4.000 sustancias diferentes, 69 de ellas altamente tóxicas y cancerígenas, puede que nos hayan contado que el tabaco afecta nuestro pulmón, nuestro corazón, así como a nuestro humor o a nuestro sueño y seguramente hemos oído también que la nicotina es la sustancia que crea adicción. Pero… ¿sabemos cómo dejarlo?

El doctor Fernández apunta que la mayor parte de los fumadores pueden dejar el tabaco sin necesitar ayuda médica. “Antes era más difícil porque seguías rodeado de fumadores, y muchos incluso hacían broma de tus intentos para dejarlo, pero el cambio de mentalidad actual ayuda mucho”, nos explica.

En este sentido, lo más importante para dejar este hábito es el apoyo psicológico. “Es importante que cuando decidamos dejar de fumar, lo comuniquemos”, explica el doctor. Si los que nos rodean nos ayudan a no caer en la tentación, será más fácil superar el momento más temido por el fumador, el síndrome de abstinencia. “Es corto, de entre 3 o 4 días, y no es tan intenso como el que provocan otras drogas”, apunta.

Como nos contaba Iris, el doctor Fernández explica que uno de los primeros cambios al dejar de fumar es que se recupera el gusto y el olfato, con el placer que ello conlleva y las buenas repercusiones que tiene para nuestra salud, porque dejaremos de abusar de aditivos como la sal. “Además, disminuirá la tensión arterial y empiezas a recuperar capacidad funcional, de modo que ese pequeño sprint para coger el autobús o para subir las escaleras costará mucho menos”, explica.

El experto asegura que las claves para dejarlo pasan todas por uno mismo: tener ganas de dejarlo, tener voluntad, paciencia y perseverancia. Por suerte, también hay apps para ayudarnos en esta carrera contra nosotros mismos. La Asociación Española contra el Cáncer ha creado Respirapp, record de descargas que divide el proceso en cuatro fases o retos. Exsmokers iCoach asegura que entre un 30-40% de los que la utilizan consiguen dejarlo, y como novedad de este año, la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET) ha lanzado S’acabó.

Entre fuerza de voluntad, ayuda de los que nos rodean y un pequeño empujón tecnológico, estaremos muy cerca de abandonar definitivamente el tabaco y empezar a disfrutar de una mejor calidad de vida.

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo