Claves para llevar la domótica a tu casa y hacerla más sostenible

Cada vez son más las familias que apuestan por vivir en un hogar sostenible. El cuidado del planeta a través del reciclaje o del ahorro energético es uno de los objetivos que nos proponemos hoy en día.

Si este es tu caso, tal vez ha llegado la hora de invertir en nuevas tecnologías para el hogar que te supongan una mejora en todas esas áreas de las que te estamos hablando. La domótica se va a convertir en tu gran aliado en la lucha por mejorar este mundo.

Qué es la domótica

Es el conjunto de esas tecnologías que hacen tu hogar más inteligente. Diferentes aparatos conectados entre sí a un gran cerebro común que mejora las condiciones de tu vivienda automatizando muchos procesos. Desde calefacciones que puedes activar a una hora concreta, a bajar o subir las persianas de manera automática según la hora que le hayas programado o una nevera que te avise cuando algún alimento esté a punto de caducar.

La inteligencia artificial tiene un papel fundamental en este nuevo escenario. Los servicios tradicionales que proporciona una vivienda se renuevan e integran para ser capaces de generar nuevas experiencias gratificantes al alcance de todos. Las ideas alrededor de la IA agrupan un buen ramillete de tecnologías. Pero en todas ellas aparece la intención de emular el pensamiento o las acciones racionales humanas.

Cómo apoyarse en un estilo de vida sostenible

Todos estos avances son, sin duda, la mejor manera de hacer tu casa mucho más eficiente. Además de confort, la domótica ofrece numerosas posibilidades para ayudarte a ahorrar y a cuidar el medio ambiente a través de un estilo de vida sostenible.

El ahorro energético es, sin duda alguna, la gran ventaja de la domótica. Gracias a los sistemas inteligentes derrocharás menos energía y harás un uso más responsable de la misma. Pero esta eficiencia no se detiene en la gestión de la energía, puesto que con los sistemas de control de alimentos desperdiciaremos menos comida. Si tu nevera te avisa de esos alimentos que están próximos a caducar, tendrás muchas menos posibilidades de tirarlos.

La ganancia de eficiencia también supone una mejora en la gestión integrada de las acciones que realizas día a día: economizarás tiempo, energía, gastos, esfuerzos de manipulación instrumental y memoria. La suma de estas capacidades implica ahorrar en acciones humanas que puedan tener un resultado operativo equivalente.

Aplicaciones prácticas de sistemas inteligentes en casa

Para empezar a hacer tu hogar más sostenible, lo mejor es apostar por sistemas inteligentes de calefacción y de ahorro de energía en general. Calderas que arrancan cuando vas a llegar a casa u ordenadores que se aseguran que no te haya quedado ninguna luz o aparato encendido cuando no estás en casa.

Los servicios de climatización, la televisión, los dispositivos conectados a internet y los electrodomésticos pueden quedar bajo el control de un único asistente virtual. Estos aparatos facilitan su manejo por el simple uso de la voz.

La coordinación entre ellos y la posibilidad de ceder cierto control a un sistema inteligente permite dar rienda suelta a la creatividad de industriales o de los mismos clientes. La punta de lanza de estas innovaciones son los asistentes virtuales y el control automatizado de numerosas rutinas hogareñas.

Amazon, Google o Apple han desarrollado altavoces capaces de comunicar y llevar el control de la iluminación, los electrodomésticos, la climatización, la ventilación o, incluso, los cierres y la seguridad.

Como conclusión, los efectos y la productividad de la inteligencia artificial encuentran en la vivienda un campo inmenso de crecimiento. El alcance esperado también se hará sentir en nuestros hábitos, costumbres y rutinas. Y tú, ¿ya has preparado tu hogar para esta revolución?

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo