Disfrutar de la pausa navideña

¡Navidad, navidad dulce navidad! Ya se han encendido las luces fuera y dentro de muchas casas, el árbol está montado y los regalos están llegando poco a poco y se acercan los días de parada para muchos de nosotros. 

 

Para hacer de estas navidades, unas fiestas muy especiales, compartimos algunas sugerencias para disfrutar de la pausa navideña y convertir estas próximas vacaciones en fiestas con propósito. 

 

Cuando llegan los días de vacaciones navideñas llegamos aceleradísimos, llevando a costa todo un año lleno de cambios, de emociones encontradas, de trabajo y teletrabajo, de buenas y malas noticias. Queremos cerrar un año e inevitablemente ya estamos pensando en el siguiente. 

 

Desde ellas Coach proponemos darnos permiso para dedicarnos unos días de legítima parada, unos días off de verdad, desconectados del runrún cotidiano y de las pantallas para conectarnos con nosotros mismos y con los nuestros. 

 

¿Cómo podemos hacer para decelerar el ritmo estas fiestas y estar en el momento presente?

 

  • Cerrar: si quiero poder estar en el aquí y ahora necesito liberarme – preferiblemente de manera exhaustiva – de todo lo que no tiene que ver con la pausa navideña: trabajo, administración, organización y planificación de la vuelta de Reyes…Y si no lo consigo cerrar todo al 100%, antes de irme, le doy una fecha concreta pasadas las fiestas para que tenga ya su hueco reservado y no lo tenga que arrastrarlo mentalmente. 



  • Desconectar: decelerar significa también estar menos sobre estimulado por las notificaciones, emails, llamadas, noticias etc. Sabemos que no nos vamos a vivir en una cueva y que muchos de nosotros necesitamos una pantalla para conectar con los nuestros, pero busquemos babysteps, pequeñas acciones que nos permitan desconectar y dedicarnos a nosotros mismos y a los nuestros un momento de calidad. 
    • Un nivel pro seria “¿y si me propongo conectarme 30 minutos/1hora por la mañana y otro ratito antes de la cena y después me olvido de las pantallas?”
    • Un nivel intermediario podría ser, usar la pantalla para conectar con los seres queridos lejanos, volver a ver fotos de momentos mágicos como este viaje que hicimos antes de la pandemia, o crear un álbum y regalarlo, o dejar que los abuelos nos cuenten las historias detrás de estas fotos de cuando éramos pequeños…. Pongamos la tecnología a nuestro servicio, usémosla para unirnos y no dejar que nos aleje de los que están a pocos metros de ti. 
    • Y un nivel básico: “¿y si todos los comensales dejásemos los móviles guardados en un cuenco durante toodaas las cenas?”

 

  • Reconectar: podemos aprovechar estas fiestas para parar y reconectar con nuestro niño interno a través de algo que usamos demasiado poco en nuestro día a día: ¡el juego! Un monopoly, una liga de futbol o de futbolín , un karaoke, crear una obra de arte en familia…. En todos y cada uno de nosotros duerme aun un pequeño niño y artista que saldrá encantado si le ponemos en el contexto adecuado. De este despertar y reconectar nace la sonrisa y la risa, y lo bonito de esto es que además de liberar naturalmente hormonas de la felicidad, es tremendamente contagiosa – ¿qué regalo, ¿no?!

¿Y cómo crear fiestas con propósito y fomentar la felicidad en estas navidades?

Muchas veces buscamos y rebuscamos ideas de regalo originales, que les lleguen y alegren a nuestros seres queridos. Le dedicamos tiempo, (¡muchas veces, pero no siempre!) ganas y dinero. 

Estas navidades busquemos un propósito, un para qué a cada regalo: un detalle casero con sentido y corazón que nos saque una sonrisa, una risa, una lagrima de alegría y de gratitud. 

  • Juegos familiares: podemos proponer un juego durante la comida o la cena que fomente la conexión y la gratitud contigo mismo y con los que te rodean en estas fechas: 
  • 3 good things: este ejercicio se suele practicar de forma individual, haciendo un repaso de tu día y apuntando en una libreta las 3 cosas por las cuales te sientes agradecido y siendo lo más especifico posible (¿qué pasó? ¿qué sentiste?). 

 

Ahora la propuesta es adaptarlo a las fiestas y hacerlo durante la comida o la cena con las personas con las que convives, por turnos os podréis explicar los 3 motivos de vuestro agradecimiento de ese día y repetir ese ejercicio durante 7 a 10 días. Lo bonito de esto es que se puede “jugar” mayores y pequeños, y ayudará no solo a fomentar esta necesaria parada cada día, sino que conocer mejor a las personas con las que crecemos cada día y además nos permitirá traer a la consciencia las emociones positivas y ¡volver a vivirlas al compartirlas!

Otra opción es adaptarlo a una reunión de familiares/amigos en la cual hacemos este mismo ejercicio haciendo un repaso del 2021 y ¡dando voz a todos los comensales! 

  • “Te quiero porque…”: una ronda en la que cada comensal dice a su vecino de mesa (u otra persona elegida) una frase que empieza por “te quiero porque…” Si le queremos dar un aspecto mas de juego, nos podemos ir lanzando una pelotita para designar el siguiente participante  

 

  • Una reflexión entre familia/amigos: ¿y para ti, qué es la felicidad? ¡Aunque no lo parezca, no es una pregunta fácil! Es muy posible que os sorprendáis por las respuestas de las personas que te rodeen en esta mesa. 

 

  • Donación común: y cómo sería si en vuestra casa este año hicieseis una donación común. Puede ser algo simbólico, o puede tener algún “coste” como prescindir del marisco o del champan este año para dar a una ONG que nos mueva y emocione como tribu. Puede ser dedicar un momento a cocinar y luego bajar a la calle y dar comida caliente a las personas que no tendrán la suerte de tener un techo y un plato rico estas fiestas. Los sentimientos compartidos entorno a esta acción y experiencia común representan un regalo indescriptible – ¡hay que vivirlo! 

 

  • Carta de gratitud: este año, en vez de buscar un regalo material para las personas que más quieres, cómo seria regalarles tu gratitud en una carta – preferiblemente de tu puño y letra. El regalo empieza con tu intención y con el tiempo dedicado a sacar estas palabras y dejarlas sobre papel para su destinatario, este cerca o lejos físicamente y acaba con la reacción y la respuesta del lector. 

 

Con este último post del 2021 nos despedimos, agradecidas de colaborar con tuproyectodevida.es y de compartir cada mes. Nos despedimos deseando que vuestra salida de año sea feliz, pausada y llena de propósito, rodeados de vuestros seres queridos.

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo