¿Cuál es la diferencia entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro?

En cuanto decidimos abrir una cuenta en una entidad financiera, una de las principales dudas que nos surgen es qué tipo de cuenta hacernos. Debes tener muy clara cuál es la diferencia entre cuenta corriente y cuenta de ahorro, ya que son las principales modalidades que puedes encontrarte en un banco.

Para conocer la diferencia entre cuenta corriente y libreta de ahorro, una de las cosas básicas que debes saber es que ambas opciones son interesantes para tener nuestro dinero a buen recaudo. No obstante, cada una de estas cuentas presenta sus características específicas y, por ello, es importante conocer todas sus diferencias y saber qué uso debes dar a cada una.

¿Qué es una cuenta de ahorro?

Tal y como su nombre indica, una cuenta de ahorro es precisamente una opción financiera que nos permite ahorrar nuestro dinero. Es decir, guardar nuestro patrimonio económico con ciertas limitaciones. O sea, aunque la cuenta nos permite realizar movimientos con el dinero, estos movimientos son como mínimo a medio plazo, por lo que en el caso de necesitar alguna cantidad no la tendremos disponible de manera inmediata. Esto depende de las condiciones contratadas, ya que en muchos casos sí que puedes disponer del dinero ante imprevistos.

Se trata de un tipo de cuenta que se utiliza generalmente para realizar trámites empresariales, como puede ser pagar el salario a los empleados de una entidad. Son cuentas que ofrecen la posibilidad de tener una estabilidad financiera y, con ellas, ahorras para poder contar en el futuro con fondos para hacer frente a diversas situaciones que puedan darse de improviso.

Además, es un depósito que nos proporciona rentabilidad puesto que, al guardar el dinero, este podrá ser remunerado más adelante con ciertos intereses, durante todo el tiempo que lo tengamos almacenado en la cuenta.

diferencia entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro

Características principales de la cuenta de ahorro

De entre las principales características de una cuenta de ahorro, hay que destacar que:

  • El riesgo al que nos exponemos es muy bajo.
  • Te permite asociar a la propia cuenta tanto una tarjeta de crédito como de débito.
  • En algunos casos, ofrece una rentabilidad, debido a la remuneración que aporta por nuestros ahorros.
  • En ocasiones, abrir una cuenta de ahorro está asociado a la disponibilidad de una cantidad mínima de dinero, la cual será fijada por la entidad bancaria.

¿Qué es una cuenta corriente?

En el caso de la cuenta corriente, se trata de un depósito en el que también se almacena nuestro dinero, aunque en este caso se puede retirar en el momento que lo necesitemos y de manera inmediata. Permite ingresar todo el dinero que queramos, al igual que retirarlo.

Asimismo, ofrece la posibilidad de emitir cheques o ingresarlos, recibir transferencias, domiciliar recibos y asociar tarjetas de débito y crédito.

Todos los detalles sobre sus diferencias

Ahora que sabemos cómo son ambas modalidades, es el momento de explicar con más detalle la diferencia entre cuenta de ahorro y cuenta corriente, para así ver más claras las ventajas y desventajas que obtendrás con cada una de ellas.

Tasas de interés

La cuenta de ahorro nos ofrece diferentes tasas de interés, lo que se traduce en un mejor rendimiento mensual respecto a la cantidad de dinero que tienes. El porcentaje que se suma al saldo final depende de las políticas de la entidad financiera. Sin embargo, la cuenta corriente no nos ofrece nada de esto, por lo que no tendremos ni rendimiento ni tampoco tasa de interés.

Operaciones bancarias

En el caso de la cuenta corriente, podemos hacer todo tipo de operaciones bancarias, ya sea por transferencias, con la tarjeta o incluso con cheques. Por el contrario, la cuenta de ahorro solo permite transferencias generalmente.

Herramientas

Entre los elementos que podemos tener para hacer movimientos con nuestro dinero en estas cuentas, hay que decir que la de ahorro solo nos ofrece una tarjeta de débito para llevar a cabo las operaciones que necesitemos. Por el contrario, la cuenta corriente tiene muchas más opciones, ya que no solo te permite tener una tarjeta de débito, sino que también puedes disponer de la tarjeta de crédito y de cheques.

¿Para qué utilizar estas cuentas?

La decisión de usar ambas cuentas es totalmente personal. No obstante, no debemos encasillarnos en tener una u otra, ya que contar con las dos opciones es la idea perfecta.

De esta manera, tendremos una cuenta con la que podremos ir ahorrando sin necesidad de tocar ese dinero, mientras que la cuenta corriente nos servirá para el día a día y para realizar las operaciones rutinarias de cualquier persona. Entendiéndose como tales recibir la nómina, pagar una hipoteca, realizar las compras necesarias y hacer frente a los recibos de la luz y el agua, entre otras cosas.

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo