¿Cuánto debo ganar para la vida que quiero?

“¿Gano lo suficiente para la vida que quiero?” Esta pregunta encabeza el informe Precios y salarios 2015, publicado recientemente por la entidad suiza UBS. ¿Qué nos explica este informe? Muy sencillo: analiza cuán elevado es el coste de la vida en 71 ciudades de todo el mundo, entre las que se encuentran Barcelona y Madrid, y sus datos invitan a la reflexión en múltiples aspectos, como el ahorro para cuando llegue la edad de jubilación.

Una de las partes llamativas del informe es la comparación que se realiza entre 122 productos y servicios que se pueden adquirir en todo el planeta, algo así como una suerte del conocido índice Big Mac de The Economist, pero ampliado a más bienes.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Dicho en otros términos, el estudio revela las horas que un empleado debe dedicar en su trabajo para comprar, por ejemplo, un iPhone 6, un kilo de pan o una hamburguesa de McDonald’s, entre otros bienes, en función del salario local.

Vamos a profundizar en los datos. Primero, ¿cuáles son las ciudades más caras del mundo, según este estudio? Las cinco primeras, por orden, son: Zúrich, Ginebra, Nueva York, Oslo y Copenhague. Barcelona y Madrid se sitúan en los puestos 39 y 41, respectivamente. ¿Cuál es la ciudad más barata? El estudio dice que es Kiev.

Por otro lado, ¿dónde están los salarios más elevados del mundo? Son los trabajadores de Zúrich, Ginebra y Luxemburgo los que ganan más dinero a final de mes. Por el contrario, en Nairobi, Yakarta y Kiev es donde los ingresos son más bajos. Barcelona y Madrid se encuentran, en este capítulo, en la zona media de la tabla (30 y 31, respectivamente).

Y a partir de aquí es donde empiezan las comparaciones. Para que un trabajador de Zúrich pueda adquirir el nuevo iPhone 6 debe trabajar 20,6 horas; el de Barcelona, 59,1 horas; el de Madrid, 60,5; el de Londres, 41,2; el de París, 42,2, y el de Nueva York, 24; mientras que, por el contrario, el de Kiev ha de trabajar 627 horas; el de Yakarta, 468 horas, y el de El Cairo, 353 horas.

Por otro lado, para que el trabajador de Zurich pueda comprarse una hamburguesa en McDonald’s necesita trabajar 11 minutos; el de Barcelona, 21; el de Madrid, 19; el de Londres, 12; el de París, 15; el de Nueva York, 11; y, por el contrario, el de Nairobi, 173 minutos; y el de Manila, 87.

El estudio, como hemos comentado, invita a la reflexión en muchos aspectos. Uno de ellos se centra en el ahorro para la jubilación. Si bien el ejercicio que describe el informe se centra en la adquisición de bienes y servicios, las cifras del estudio nos pueden ayudar a comprender mejor la necesidad y el esfuerzo de ahorro que debemos realizar para preparar, por ejemplo, nuestro futuro una vez hayamos terminado nuestra etapa laboral.

Pongamos por ejemplo que un trabajador de Barcelona quiere dedicar lo que costaría, según el informe, una cena para dos en un restaurante. El estudio cifra en 110 dólares (unos 100 euros) el precio medio de salir a cenar fuera en la capital catalana. Ese dinero dedicado al ahorro mensual en un plan de pensiones suponen 1.200 euros anuales, que son íntegramente desgravables en la declaración de la renta, y a los que hay que añadir la rentabilidad del producto en función del perfil de riesgo que se adopte.

Lee también: Las diez ideas fundamentales para ser un buen ahorrador

Existen también otro tipo de herramientas a las que poder dedicar ese dinero, si se considera oportuno. Son el plan individual de ahorro sistemático (PIAS) y el seguro de ahorro individual a largo plazo (SIALP). Ambos disponen de interesantes ventajas fiscales. El PIAS cuenta con una limitación anual de 8.000 euros y la aportación máxima total es de 240.000 euros. En el SIALP hay que mantener la inversión un mínimo de 5 años y no superar los 5.000 euros por persona y año.

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo