Consejos para facilitar el recuerdo y la memoria

Por Patricia Ramírez

“La memoria es una función cerebral que nos permite codificar, almacenar y recuperar la información a través de procesos neuronales. Gracias a la memoria podemos aprender, ya que nos permite recordar lo aprendido anteriormente” (Varela, 2005). Existen muchas circunstancias por las que perdemos memoria o tenemos olvidos. Una de ellas es la edad y las enfermedades como la demencia tipo Alzheimer. Pero muchas otras veces se deben al nivel de estrés o a estilos de vida poco saludables. En estos casos, podemos utilizar recursos que nos ayuden a fijar y recuperar el recuerdo.

Post-it-abuelos

12 consejos para facilitar la memoria y estar más atento:

  1. Duerme y descansa. El sueño es reparador. Muchos problemas cognitivos puntuales surgen por la falta de sueño y de no tener un descanso reparador. No ningunees la importancia del sueño ni le robes horas. Dormir es una cura de salud para tu físico y tu mente.

  2. Practica técnicas de meditación y relajación. Permitirán que te sientas relajado y sereno. El estrés nos bloquea e impide que pensemos con claridad. Uno de sus síntomas son los continuos despistes y la idea de estar descentrado. Así es complicado acordarse de lo que uno tiene pendiente.

  3. Sé curioso y sigue estudiando. Se trata de aprender cosas nuevas que nos permitan integrar nuevos datos.

  4. Facilítate la vida con listas. Nuestra capacidad de atención es selectiva y limitada. Es decir, atendemos normalmente a lo que es importante y urgente para nosotros, dejando de prestar atención a otros asuntos. Libera a tu cerebro de todo aquello que puedas tener anotado: la lista de la compra, los recados pendientes, los cumpleaños, llamadas que tienes que hacer…

  5. Lleva una agenda. Cuanto más organices y planifiques tu tiempo, menos cosas dejarás a la incertidumbre y a la improvisación. Nos da seguridad y control tener nuestros asuntos organizados y ello nos facilita el recuerdo.

  6. Ten rutinas. Si cuando entras en casa dejas las llaves siempre en el mismo sitio, cuando te vayas será difícil que las pierdas. Siempre estarán donde las dejaste.

  7. Vive el presente y apaga el cerebro multitarea. Cuando vives el momento, el aquí y el ahora, estás en ello con los cinco sentidos. Permitirá que disfrutes más de lo que estás haciendo y además te facilitará la atención, que es fundamental para poder recordar luego. Los alumnos que están en clase en el presente, atendiendo y tomando apuntes, tienen la mitad del examen controlado.

  8. Disfruta de lo que haces, no vivas de forma marchita. Las emociones facilitan que el recuerdo se fije en la memoria. Recordamos mucho mejor todo aquello que nos dejó una huella emocional.

  9. Repite, repite y vuelve a repetir. Para poder aprender algo necesitas, primero, comprenderlo y, luego, repetirlo. La repetición también fija los recuerdos. Si además vas repitiendo en el tiempo la información, será muy complicado que se te olvide. Trata de memorizar hoy dos números de teléfono, aunque sea una actividad que no te sirva para nada. Y cada semana, repítelos. Esos números no los volverás a olvidar.

  10. Busca el sentido de lo que tienes que memorizar, haz una historia, dale forma. Si tienes que ir a la compra, a la tintorería, llamar a tu madre, pedir cita con el médico, elaborar un informe pendiente, y no tienes en este momento dónde anotarlo todo, crea un cuento con esa información. Verás cómo eres capaz de memorizar tu historia mucho mejor que los simples puntos de la lista que ahora tienes a nivel mental.

  11. Recordar con los ojos cerrados. Cuando visualizas con los ojos cerrados puedes aumentar en un 23% más el recuerdo. Así lo asegura un estudio de la Universidad de Surrey (Reino Unido). Tratar de recordar con los ojos cerrados favorece la reconstrucción de detalles.

  12. Practicar ejercicio físico. Un estudio publicado en la revista Current Biology de los expertos del Instituto Donders, en el Centro Médico de la Universidad Radboud (Países Bajos), afirmaba que practicar ejercicio cuatro horas después de haber memorizado o estudiado algo, aumenta la capacidad de retenerlo. Otras investigaciones también han demostrado que conseguimos mejorar la fijación de recuerdos y la memoria debido a que el ejercicio hace que nuestro corazón bombee más sangre y, con ello, llega más oxígeno a nuestro cerebro, permitiendo así que la mente esté fresca y despejada.

Y acuérdate de estar supervitaminizado e hipermineralizado, como decía el Súper Ratón. La alimentación sana, como es la dieta mediterránea, también suma. Nuestro cerebro necesita gasolina de calidad.

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo