¿Puedo cobrar la pensión de jubilación y la de viudedad al mismo tiempo?

¿Es posible cobrar la pensión de viudedad y la de jubilación al mismo tiempo? La respuesta es sí, aunque con matices que veremos a continuación. Si bien es cierto que en la mayoría de casos no es compatible recibir dos prestaciones de forma simultánea procedentes de la Seguridad Social, en el caso que nos ocupa esta imposibilidad desaparece. La pensión de viudedad, además, se puede compaginar con el desarrollo de cualquier actividad profesional, con cobrar el desempleo o las prestaciones de maternidad, paternidad o incapacitación temporal en caso de enfermedad o accidente.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

¿En qué casos es incompatible percibir la pensión de viudedad y la de jubilación?

Cuando se percibe una pensión del SOVI (Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez) hay que tener en cuenta que la suma de las dos prestaciones no puede exceder el doble del importe de la pensión mínima de viudedad para mayores de 65 años que se fija anualmente. En el caso de que esto ocurriera la cantidad del SOVI se reduce para adecuarse al máximo establecido.

Asimismo, cuando se percibe una pensión contributiva por jubilación el caso es el mismo: la suma de ambas prestaciones no puede ser superior a los topes que la ley establece anualmente.

¿Qué requisitos debo tener para cobrar la pensión de viudedad?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que esta prestación, por norma general, deja de cobrarse si la persona viuda vuelve a contraer matrimonio o se establece como pareja de hecho, aunque existen excepciones que permiten compatibilizar ambas ayudas. En el caso de que una persona vuelva a casarse o se registre como pareja de hecho y se genere una nueva pensión de viudedad se deberá escoger entre una u otra.

Los requisitos generales para compatibilizar la pensión de viudedad con la de jubilación son los siguientes:

  • Estar dado de alta en el régimen general de la Seguridad Social o en situación asimilada al menos 500 días en los últimos 5 años. En caso contrario, tener un periodo mínimo cotizado de 15 años. Si el deceso tiene lugar por accidente de índole laboral o por otras circunstancias así como por enfermedad profesional los requerimientos anteriormente mencionados se anulan.
  • Si el deceso se produce por una enfermedad común anterior al matrimonio, el cónyuge que le sobrevive debe demostrar que existen hijos comunes o que la unión se produjo un año antes de la muerte.
  • Percibir una pensión de jubilación contributiva o tener derecho a ella.
  • Percibir una pensión por incapacidad permanente.
  • Tener derecho al subsidio por incapacidad temporal, riesgo en el embarazo, maternidad, paternidad o riesgo en la lactancia.
  • Si se trata de una pareja de hecho es preciso acreditar que el fallecimiento se produjo en fecha posterior al 1 de enero de 2008 y que la convivencia se prolongó más de 5 años ininterrumpidos antes de la muerte, entre otros requisitos.
  • Separados o divorciados también pueden pedir la prestación de viudedad si quieren seguir cobrando una cantidad que cubra la pensión compensatoria que abonaba la pareja fallecida.

Es importante recordar que la pensión de viudedad se cobra de manera mensual con dos pagas extraordinarias, generalmente en julio y diciembre. Las ayudas por accidente de trabajo y enfermedad profesional únicamente se cobran en 12 mensualidades. Como el resto de pensiones, la pensión de viudedad está también sujeta al IRPF que se declara anualmente a Hacienda.

Documentos para tramitar la pensión de viudedad

  • Españoles: Documento Nacional de Identidad (DNI).
  • Extranjeros residentes o no residentes en España: Pasaporte o, en su caso, documento de identidad vigente en su país y NIE (Número de Identificación de Extranjero) exigido por la AEAT a efectos de pago.
  • Documentación acreditativa de la representación legal, en su caso, o de la emancipación del solicitante menor de edad. Si es tutor institucional, CIF/NIF, documento en el que conste el nombramiento de tutela de la Institución y certificación acreditativa de la representación de la Institución.
  • Certificación del Acta de Defunción del causante fallecido.

Si estaba casado/a con el causante fallecido:

  • Libro de familia, acta del Registro Civil o documento extranjero equivalente debidamente legalizado o sellado, en su caso, y traducido, que acredite el matrimonio con el causante fallecido y el estado civil actual del solicitante.

Si estaba separado/a o divorciado/a del causante fallecido o el matrimonio fue declarado nulo:

  • Sentencia judicial que acredite esa situación
  • Acreditación de que el solicitante no ha contraído matrimonio ni se ha constituido como pareja de hecho con otra persona tras el cese de su relación con el fallecido.

Si era pareja de hecho del causante fallecido:

  • Certificado de constitución de la pareja en el registro correspondiente.
  • Actas del Registro Civil que acrediten que el solicitante y el causante no estaban casados o separados de otra persona.
  • Certificado de empadronamiento del Ayuntamiento/s que acredite la convivencia con el causante durante, al menos, 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento.
  • Acreditación de ingresos del solicitante y del causante en el año natural anterior al del fallecimiento; y del solicitante en el mismo año del fallecimiento, mediante declaración sobre el IRPF o, en su defecto, nóminas salariales, documentos de entidades bancarias, etc.

Más información:
La paga compensatoria: ¿en qué consiste y quién la cobra?
Pensión SOVI: requisitos, cuantía y cómo tramitarla

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo