En busca de la buena racha

El maravilloso y divertido psicólogo Richard Wiseman –podéis conocerlo a través de su página Quirkology o por sus libros Rarología y 59 segundos– ha realizado numerosos estudios sobre la suerte, los suertudos y los no suertudos. Y sus datos son sorprendentes. En una de sus investigaciones había colgado billetes de un dólar en un árbol en la calle, como si fuera un árbol de Navidad. Posteriormente pedía a los participantes, suertudos y no suertudos, que pasearan por la calle. Sorprendentemente, las personas que se creían suertudas en la vida veían los dólares y, al verlos, cogían uno. Por el contario, las que se percibían como personas con mala suerte, ni siquiera los veían.

Las personas que creen tener buena suerte despliegan una especie de radar con el que detectan cosas buenas en la vida. La capacidad de almacenamiento es ilimitada, pero nuestra capacidad de atención es limitada. Así que somos conscientes y libres de elegir en qué detalles, en qué personas, en qué tipo de información y estímulos fijamos la atención. Resulta que la gente que cree tener buena suerte pone su foco de atención en crear oportunidades. Están atentos a las personas que pueden serles de ayuda, proponen planes en los que otros se ofrecen a aportar, obvian la información que resta y también esperan cosas buenas de la vida. El resultado es que, al esperar un premio, al esperar que las cosas te vayan bien, de alguna manera participas de forma activa en crearlas. De hecho se sabe que la gente con buena suerte se compromete más, invierte más esfuerzo y es más perseverante porque piensa que le irá bien, que la vida se portará bien con ellos. Por el contrario, las personas negativas anticipan el fracaso y no creen en la generosidad de otras personas. Por lo tanto, no generan lazos de conexión y no comparten sus ideas porque “total, para qué, si al final no saldrá bien”. Y esta propia negatividad les lleva a perder antes de jugar, a tirar la toalla antes de que el fracaso sea inevitable. A este fenómeno también se le llama la profecía autocumplida.

No podemos negar que hay una parte de la vida no controlable. No sabemos si es destino, casualidad, buena o mala suerte, como por ejemplo que te toque la lotería o ser atropellado por un desalmado que iba borracho. Pero también es cierto que en gran parte somos los arquitectos y protagonistas de nuestra vida. Y que a través de la ilusión, el foco de atención y una mochila cargada de valores, somos capaces de invertir, revertir y crear un proyecto de vida. ¿Podemos alterar las rachas, podemos influir en nuestra suerte? Sí. Veamos cómo:

    • Cambiar la racha tiene una parte de implicación por tu parte. La racha no es una racha de viento. Es un momento en el que las cosas no están saliendo como desearías. Sugiero que empieces por analizar, más que el error, distintas soluciones a este momento. Trata de ser creativo. Salte de tu zona cómoda de soluciones. Porque esas, como puedes comprobar, por ahora no funcionan. ¿Qué haría un bombero, un médico, un alpinista, un costurero, un jugador de ajedrez?
    • No anticipes lo negativo. Nuestra atención selectiva tiene una capacidad bastante limitada. Si eliges información negativa y estímulos negativos en los que centrarla, terminarás encontrando aquello que buscas. Cuando anticipas lo negativo aumentas la probabilidad de que tu pronóstico se cumpla.
    • Lo que esperas de los demás condiciona tu racha. La gente no quiere robarte tus ideas, en el mundo no viven solo los que se aprovechan de los demás. Rodéate de gente que coopera, comparte y trabaja en equipo. Es cierto que hay mucho trepa que roba ideas, yo me he encontrado con más de uno. Pero es más cierto que me he encontrado con gente maravillosa que respeta mi trabajo. Esperar cosas negativas te lleva a comportarte con desconfianza y entonces te metes en un bucle en el que no trabajas tranquilo.
    • Celebra los éxitos y los pequeños avances. La vida te va dando pequeñas señales de las cosas positivas. Pero tienes que estar atento para verlas. Cada vez que consigas un progreso, por pequeño que sea, cada vez que encuentres momentos que suman, celébralos. Celebrar llevará a darle valor y a tener la sensación de que a tu alrededor están pasando cosas buenas.
    • Haz atribuciones internas de la suerte. ¿En qué medida la has provocado tú? ¿Eres el responsable de tus éxitos? Trata de analizar cómo has logrado tus buenas rachas hasta el día de hoy.
    • Rodéate de gente alegre y optimista. Las personas optimistas te contagian su creatividad, su ilusión y su sonrisa. Es más fácil encontrar soluciones a la mala racha en un ambiente en el que la gente cree, se inspira y transmite ilusión que en un lugar de ambiente catastrofista.
  • No te sientes a esperar la buena racha aunque creas en ella. La buena racha tiene parte de creer en ella, pero aún tiene más parte de trabajo. ¿Qué estás haciendo? ¿Qué estás creando, inventando, modificando, pensando?

Nada ocurre si tú no te involucras.

¿Tienes alguna duda?
L
Leire

Muy interesante,buena reflexión

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo
Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo