¿Cómo conseguir ahorrar para las vacaciones y no ir apurado después?

El ahorro es uno de los aspectos del día a día que más ocupa y preocupa a la inmensa mayoría de los ciudadanos. En mayor o menor medida todos tenemos la capacidad de ahorrar, ya sea para las vacaciones, para comprar un coche o para la jubilación.

Haz tu simulación: ¿Quieres saber cuánto cobrarás cuando te jubiles?

Para explicarnos cómo podemos hacer que este esfuerzo económico rinda, Ana Fernández Sánchez de la Morena, socia directora de AFS Finance EAFI, nos da las claves para ahorrar de la mejor manera posible.

“En España existen grandes diferencias en las rentas y salarios que reciben los ciudadanos por su labor profesional, de modo que para algunas personas puede resultar más difícil que para otras destinar una parte de los ingresos al ahorro”, señala la experta.

“Lo importante es destinar un mínimo del ingreso percibido de forma periódica. En mi opinión, es más importante la constancia que la cantidad destinada al ahorro”, apunta Fernández, quien concreta: “Mi recomendación para ahorrar es hacerlo en el momento en el que recibimos el primer ingreso y destinar un 5% o 10% al ahorro, bien sea en una cuenta corriente, en un fondo de inversión, en un plan de pensiones, en un seguro de ahorro o en una cartera de acciones. La inversión del ahorro tiene que estar vinculada a un perfil de riesgo que el ahorrador pueda tolerar y entender. Las inversiones pueden ser más o menos rentables, y más o menos volátiles”.

La socia directora de AFS Finance EAFI nos plantea este caso-tipo para tener una idea más clara:

  • Ahorrar como mínimo un 5% de los ingresos. Es recomendable hacer una transferencia mensual a una cuenta de ahorro o invertir en un fondo de inversión de mercado monetario, de renta fija flexible o renta variable flexible, dependiendo de la tolerancia al riesgo de cada ahorrador.

  • Si se recibe un ingreso extraordinario, destinar como mínimo un 25% al ahorro. Es recomendable hacer la transferencia el mismo día que se recibe, para evitar tentaciones y destinarlo a un gasto extraordinario no necesario.

  • No gastar más de lo que se ingresa.

  • Evitar el uso de las tarjetas de crédito.

  • En el caso de tener préstamos bancarios, planificar los gastos de intereses y amortización de la deuda.

Los últimos datos estadísticos indican que el ahorro en España se concentra en seguros, cuentas corrientes y depósitos. “Los españoles piensan que los tipos de interés subirán y prefieren estar a la espera de estas oportunidades que invertir en activos de riesgo. España es un país más tradicional en la inversión respecto a otros países como Reino Unido y EE. UU., que tienen una mayor cultura financiera”, sostiene la analista.

Cuando muchos piensan en el ahorro tienen en mente conseguir que ese pequeño esfuerzo periódico se convierta en algo grande con el paso del tiempo. “La única forma de ver crecer el ahorro es invertir con un horizonte de largo plazo, invertir de forma diversificada, tanto por tipo de activos como por zona geográfica y sectorial, y, lo más importante, invertir en activos que seamos capaces de comprender”, afirma Fernández.

“Los activos de renta variable son los que pueden ofrecernos mejores rentabilidades en el largo plazo, y también son los activos más volátiles y con mayor riesgo. Por ello, es importante consultar a un especialista y, sobre todo, entender perfectamente los riesgos asumidos, para que el ahorrador pueda comprender el comportamiento de sus inversiones en periodos alcistas y bajistas”, recomienda esta experta.

¿Y cómo debemos plantearnos la pensión de jubilación? “Debemos tomar conciencia del futuro problema que podemos encontrarnos con las pensiones públicas. En otros países, no existen pensiones públicas por jubilación. Por ello, recomiendo que el ahorro se realice lo antes posible. Aunque sea muy poco, es importante hacerlo”, apunta. “Mi recomendación es: ‘Planificar es fundamental para ahorrar’. El futuro es consecuencia de nuestras decisiones en el presente. Cuanto antes comencemos a destinar parte de nuestros ingresos a un ahorro constante y sistemático, antes estaremos preparando nuestra pensión privada para la jubilación. Los seguros de ahorro son una excelente inversión para planificar nuestra jubilación”, asegura la socia directora de AFS Finance EAFI.

Por último, ¿es posible plantear estrategias de empresa al ahorro doméstico? En opinión de la experta es posible. “Lo primero es hacer un balance de ingresos y descontar los impuestos a pagar, para tener una idea muy clara de los ingresos netos. Seguidamente, hay que analizar los gastos. Mi recomendación es dividirlos en tres bloques para diferenciar los gastos inherentes y necesarios en nuestra vida de los gastos susceptibles de ser reducidos o suprimidos”, señala.

Los bloques que propone Fernández son los siguientes:

  • Gastos primarios: Alimentación, hogar, educación, transporte y necesidades básicas.

  • Gastos secundarios: Escuelas privadas, actividades extraescolares, ocio, actividades culturales y deportivas.

  • Gastos de tercer nivel: Viajes, vehículos de alta gama, joyería, arte, prendas exclusivas, etc.

Más información:

Conoce el ahorro financiero: otra manera de “guardar” tu dinero

Pequeños ahorros a largo plazo son grandes ahorros

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo