Cómo ahorrar en Navidad

La Navidad es sinónimo de familia, de fiesta, de grandes comidas, de regalos y también de gastos, muchos gastos. ¿Sabías que los españoles son los ciudadanos de la Unión Europea que más dinero gastan en Navidad? Este año está previsto un gasto medio de 554 euros, mientras que la media europea se sitúa en 461 euros.

Los mensajes que nos llegan de la Navidad los suelen protagonizar familias felices que se reencuentran tras meses sin verse, un grupo de amigos, jóvenes y elegantes, celebrando una fiesta y brindando en un entorno que es lo más parecido al paraíso en la tierra, e hijos que vuelven a casa por Navidad y sorprenden a sus madres mientras ellas están preparando la cena de Nochebuena. Pero nuestras Navidades no suelen ser tan idílicas. Nos agobiamos pensando en qué podemos cocinar y cuándo ir a comprarlo, se nos acaban las ideas a la hora de regalar y, por si fuera poco, despedimos las fiestas con algún kilo de más y con menos dinero del que habíamos calculado.

Lee también: Manual de instrucciones para superar las Navidades

¿Ahorrar en Navidad? Te demostramos que puedes hacerlo

Para ayudarte a pasar unas fiestas navideñas sin derroches innecesarios vamos a compartir contigo una serie de consejos. Toma nota:

  • En general, planificarse es la clave. Con tantos regalos, cenas, festejos y demás, crear un presupuesto estimado para afrontarlos es imprescindible. Esto vale tanto para el capítulo de las comidas como para el de los regalos. Necesitamos saber de qué dinero disponemos para ajustarnos a las cuentas y no gastar más de lo previsto. Si no seguimos el presupuesto asignado, seguro que afrontar la famosa “cuesta de enero” parecerá una tarea imposible.
  • Cada año escuchamos que algunos productos se encarecen a medida que se acercan las fiestas, pero muchas veces acabamos comprando a última hora. ¡Anticípate! Haz una lista planificando los regalos y los menús que vas a preparar en estas fechas e intenta comprar solo lo que vayas a necesitar

Algunos trucos para gastar menos en la mesa

  • Sé previsor y ¡congela! Las compras hechas con tiempo ayudan a ahorrar dinero, y más si hablamos de los productos gastronómicos típicos para estas fechas, que pueden llegar a doblar ¡o hasta triplicar su precio! Ser previsor y congelar según qué productos es una buena estrategia para no gastar más de lo necesario.
  • El marisco, determinadas carnes de consumo ocasional como el cordero o el cochinillo, pescados entre los que se encuentran el besugo y el mero, suelen ser más caros a medida que se acercan las fiestas. Los gambones, por ejemplo, suben de los 9 €/kg a los 30-35 €/kg durante las Navidades. Así que si tienes pensado comprar marisco fresco, en casa tienes un aliado que te va a ayudar a ahorrar: tu congelador estará encantado de dar la bienvenida a las gambas y a los langostinos.
  • Cocina con antelación. Además de planificar la compra necesaria, podemos cocinar previamente determinados platos y congelarlos, ya que no van a perder en sabor y, en cambio, vamos a ganar tiempo cuando más lo necesitamos. Si tienes pensado preparar canelones, croquetas o empanadillas como entrantes, carne en salsa o el caldo de la sopa o la escudella, ponte manos a la obra unos días antes.
  • Contempla un menú alternativo. También podemos optar por propuestas menos típicas y más económicas, sustituyendo, por ejemplo, el cordero o solomillo por el redondo de ternera, o eligiendo una alternativa a la lubina, el besugo o las angulas, que son los pescados que suelen subir más de precio. Además, puedes encontrar la forma de preparar un menú sano, saludable y poco calórico, aunque parezca una tarea imposible.

No solo de pan (y comida) vive el hombre

  • Prepara una lista de regalos. Los regalos llegan en Navidad para darnos muchas alegrías y no pocos quebraderos de cabeza. Papá Noel, Reyes Magos, Caga Tió, amigos invisibles del trabajo y de los amigos… El dominio del Excel no iría mal para organizar semejante tarea, pero nos vamos a conformar con algo más sencillo: haz una lista con los regalos que vas a comprar y un presupuesto máximo para cada uno. Saber exactamente a quién y qué vamos a regalar nos ayudará a optimizar tiempo y dinero. Y si no lo tienes claro, opta por una tarjeta regalo de una tienda o marca concreta. Además, si hay confianza –o niños pequeños de por medio–, preguntar qué es lo que se necesita nos ayudará a encontrar el regalo perfecto.
  • Compara precios y mira en internet. No compres por impulso. Nunca. Antes de lanzarte, compara precios con otros comercios o en internet: puedes encontrar ofertas o promociones muy tentadoras. Este método nos ayudará a saber si el precio que estamos dispuestos a pagar es el más ajustado o no. Una vez tengas claro qué y cuánto estás dispuesto a gastarte, puedes ahorrar tiempo comprando tus regalos online, a la vez que tienes una gama más amplia de productos donde escoger y puedes comparar precios antes de comprar.
  • Atento a los descuentos. Existen muchas cadenas de moda o electrónica que, aprovechando estas fechas, venden sus productos en promoción o sin IVA, lo que supone una buena oportunidad si se había tomado la decisión de adquirir un producto determinado. Además, si eres un poco “hormiguita” habrás ido guardando todos aquellos puntos de fidelización o cupones que muchos establecimientos entregan a lo largo del año. Las compras de Navidad pueden ser un muy buen momento para sacar toda la artillería de descuentos y empezar a utilizarlos. Mira bien en tu bolso, en tu cartera o en tu e-mail. ¡Seguro que encuentras algo para rebajar la factura de tus compras!
  • Hazlo tu mismo. Activa tu creatividad y opta por los regalos DIY ¡hechos por ti! Te llevará algo más de tiempo, así que tienes que planificar con antelación, pero ahorrarás dinero y, por encima de todo, tus obsequios serán totalmente personalizados y tendrán mucho más valor sentimental para aquellos que los reciban. Álbumes de fotos, bisutería artesanal, cajas decoradas, calendarios personalizados o bufandas tejidas a mano. Encontrarás instrucciones y tutoriales de todo tipo en redes sociales como Pinterest y YouTube.

Lee también: Consejos para ahorrar en regalos esta Navidad

Para los nostálgicos, también os proponemos retomar una tradición: ¿y si este año, por fin, envías postales de Navidad? Sí, de tu puño y letra; nos referimos a aquellas postales que el siglo pasado nos hacía tanta ilusión recibir. El 99% felicitamos las fiestas a través de WhatsApp y mensajes por internet, pero si quieres sorprender a las personas que más quieres, hazlo sin avisar y dedica unos minutos pensando algo especial para ellos. En este caso no te estamos hablando de ahorrar tiempo, pero sí de invertir tiempo en una costumbre que nos hacía sentir especiales y queridos. Si te animas, ¡también puedes crearlas tu mismo!

  • Dos consejos extra: deja el coche y apaga las luces. Si comprar ya puede resultar caro, desplazarse para comprar no es ninguna ganga. ¿Has pensado en dejar el coche en casa y desplazarte en transporte público? ¿Has mirado si con este cambio ahorras dinero? Si es así, ya sabes dónde dejar las llaves del coche… Y ya que sales de casa, ¿por qué no apagas las luces del árbol de Navidad y del pesebre? ¡Lo agradecerás en la próxima factura de electricidad! La calefacción, las luces de Navidad y utilizar con más frecuencia el horno también pueden provocar una considerable subida en la factura de la luz, pero hay formas de ahorrar en electricidad. ¿Quién dijo que un árbol de Navidad solo se puede decorar con luces? Apuesta por otro tipo de adornos y no abuses de la iluminación navideña o utiliza luces de bajo consumo. Otro truco es descongelar los alimentos en el frigorífico: mételos en la parte menos fría del frigo y sube un par de grados el termostato. Así, el frío que desprende el alimento congelado servirá para aportar frío al resto de alimentos y contribuirá a ahorrar en electricidad. Y si vas a tener muchos invitados en casa y tienes lavavajillas, utilízalo: ahorrarás más que lavando todos los platos a mano, con el derroche de agua que implica.
  • ¿Viajas en Navidad? Compra los billetes con tiempo. No nos olvidamos de los que os vais de viaje o de los que volvéis a casa por Navidad. Si este es tu caso y aún no has comprado tu billete… ¡ya sabes lo que tienes que hacer ahora mismo! Ir con tiempo también ayuda cuando se trata de elegir los mejores precios para viajar. Consulta tarifas y horarios ayudándote de algún buscador y comparador de vuelos online. Comprueba si ahorras algo de dinero comprando ida y vuelta o reservando por separado. Investiga, compara y chequea luego las condiciones directamente con las compañías hasta dar con la mejor opción.

Trabajar durante la campaña de Navidad

Mientras unos hacen planes para irse de vacaciones en estas fechas, otros se plantean la Navidad como una oportunidad para trabajar de forma temporal y sacarse un dinero extra. Los expertos recomiendan empezar a buscar a principios de noviembre y hacerlo a través de las empresas de trabajo temporal, los portales de empleo y las ofertas que se publican en redes sociales. Si este es tu caso, empresas entre las que se encuentran Amazon, Inditex, Toys “R” Us, Seur y El Corte Inglés ya han anunciado su refuerzo navideño. Cuando busques por internet recuerda hacerlo con las palabras clave “campaña de Navidad”. Y quién sabe si, a lo mejor, este trabajo es el comienzo de un empleo fijo.

Y para que la cuesta de enero sea menos empinada…

Empieza a subirla ya. Y nos referimos a la vuelta al gimnasio, uno de los propósitos más populares el 2 de enero, junto con dejar de fumar y estudiar un idioma. ¿Por qué no te propones cuidarte especialmente un mes antes de la llegada de las fiestas? Lo recomendable sería que fuera una actitud que tuvieras todo el año, pero si no es tu caso, puedes intensificar durante este mes las visitas al gimnasio, a la piscina, o tus sesiones de running, y controlar un poco la dieta, evitando alimentos que no te aportan nada más que sustos en la báscula. De esta manera, llegarás a Navidad con cierto margen, encontrándote en forma, y con una predisposición a seguir cuidándote. Se trata de compensar sin obsesionarse, y de encarar el mes de enero con una sonrisa y con la sensación de haber vivido unas fiestas en familia, con amigos y sin demasiados excesos.

A pesar de las prisas, las colas y los gastos inevitables, esperamos que aplicando estos consejos podáis ahorrar algo de tiempo y de dinero. Porque, al final, no pretendemos convertir nuestras Navidades en la réplica de un anuncio, pero sí poder disfrutar de estos días especiales con la tranquilidad y el tiempo suficientes para dedicarlo a lo que es realmente importante: las personas a las que queremos.

Esto también te gustará

Ha ocurrido un error, intentalo de nuevo

Pregunta a nuestros expertos

Tus comentarios serán publicados una vez sean validados por nuestro equipo